Pixelinglife: Cuando la chispa se prendió en la terreta

01-pixelinglife-sigue-vivo

Hoy os traigo una entrada sobre estudios valencianos, pero esta vez no es una entrada normal. Hoy os hablaré de un estudio que, por desgracia, ya cerró sus puertas. Un equipo que encendió la mecha a un cambio que hoy en día va a más. Hoy tenéis ante vosotros una retro-entrada a unos de las agencias digitales que admiré en mis primeros años de profesional: Pixelinglife

Tenéis que poneros en situación. Yo escuché hablar de ellos a finales de 2007. Acababa de salir de la Escuela, y empezaba mi primer trabajo en el estudio web Indenet. Iba de pixel por aquí, a pixel por allá. No conocía a las empresas que marcaban tendencia, ni aquí en la terreta, ni en España y aún menos a nivel internacional.

Recuerdo el principio de 2008, junto a Stefano, absorbíamos todo lo que veíamos y fue un comienzo de año de verdadero aprendizaje. Veréis, ese momento fue la época dorada de las webs experienciales creadas en ActionScript. Vamos, que el Flash lo petaba. La verdad es que nunca se había hecho webs de un nivel tan grande de inmersión. Vídeo, 3D y diseño se fusionaban para dar experiencias realmente innovadoras. Pero como siempre ocurre en todo, España iba 5 años por detrás del resto del mundo, y en concreto, en ese momento, en València, íbamos 3 años detrás de España. Y ya sabéis lo que os he dicho en más de una ocasión. Un año real equivale a cinco digitales. Así pues esos 8 años reales en diseño web eran realmente 40 años de retraso.

pixelinglife-sigue-vivo

Recuerdo descubrir las llamadas “Digital Agencies” como a B-Reel, Fantasy Interactive, Razorfish, HUGE, North Kingdom y un largo etc. Trabajos muy finos. A años luz con lo que se hacía en España. Que no es que estuviera mal, sobre todo ciertas avanzadillas como DoubleYou, Shackleton o Herraiz&Soto, que creaban contenido muy interesante y digno. Lo que ocurría es lo de siempre, que el mercado español va a la velocidad que va, y aunque se le intente hacer avanzar, hay veces que es muy difícil arrastrar de él y al final desesperas de hacerlo. Sencillamente te adaptabas a su ritmo de caracol y callas.

Además aquí en València, íbamos a nuestro rollo. Y eso que tenemos muy buena cantera. Pero el mercado aún era más duro que en la tierra de la piel de toro. Creábamos páginas y proyectos web en estadios muy primitivos. Parecía que estábamos en 1998. Webs estáticas, codeadas por programadores y en los mejores de los casos, diseñada por un diseñador off, lo que hacía que tuvieras la sensación de estar ojeando un libro o catálogo impreso en pantalla, pero a 800×600 o 1024×768 en el mejor de los casos, con un cuerpo de 7 pixeles, pensando que equivalía a 7 puntos, que no se leía ni con lupa.

pixelinglife-sigue-vivo

No existía el UX, el UI, ni el AI que lo paró. Es que ni existía un concepto ni historia que transmitir con el diseño digital. Pero como he dicho, no creo que fuera por los propios profesionales en si, ya que agencias en ese momento ya habían unas cuantas que iban dando pasitos hacia adelante, como por ejemplo Artvisual, Pixelarte o VGcomunicación, si no que los clientes no pedían más, y el trabajo de “hacer una web” era algo que acompañaba a otras cosas. Sencillamente era un apéndice adaptado de una gráfica o un diseño. No había necesidad de evolucionar, de darle entidad propia.

Entre todo esto yo ya estaba en agencia verde intentando sacar adelante el departamento interactivo a golpe de ensayo y error. Intentábamos crear proyectos globales, como hacían las grandes “Digital Agencies”, pero nuestra inexperiencia nos hacia caer. Lo bueno es que nos levantábamos y en cada nuevo proyecto mejorábamos. Por lo menos, lo que nos dejaban.

pixelinglife-sigue-vivo

Es en ese momento algo en el panorama valenciano cambió. De pronto hay una pequeña chispa que prende, que salta. Aparece una “Creation & Production Digital Agency” que se parece más a las agencias de fuera que a las de aquí. O por lo menos sus trabajos son más parecidos. Enfocados y más próximos a una agencia de publicidad que a un estudio de programación: los perfiles no eran solo programadores. El diseño, el video y el 3D formaban parte de él. Y esta agencia no era otra que la que da título a esta entrada: Pixelinglife.

pixelinglife-sigue-vivo

Pero aunque a mi me pareciera nuevo, la verdad es que este proyecto venía de más atrás. Su nacimiento fue a finales de 1998, cuando unos chicos recién licenciados en Imagen y Sonido del CEU se lanzaron al mundo laboral, tomaron la decisión de crear un estudio de creación web.

Ya a mediados de 1999, este grupo se redefinió dando forma al grupo que lo empezó todo: David Navarro, Miguel Simón y Víctor Sánchez. Es más, en principio se llamaba Observer (aún podéis disfrutar de su web antigua y malvada, su posterior web en flash del mismo año,  y si estáis interesados, también podéis visitar su última web).

Lo realmente interesante era su toque diferenciador: No procedían de la carrera de informática, venían de lo audiovisual, y su perspectiva hacia el mundo interactivo era totalmente diferente y perfecto para como iba a evolucionar lo digital en los siguientes años. Ese era el caldo de cultivo perfecto para su creación.

pixelinglife-sigue-vivo

Ya en 1999, desde el principio, contrataron a Alfonso Sánchez, su primer desarrollador. Mientras pasaba el tiempo, iban aprendiendo. Y con este aprendizaje, empezaron a haber cambios en el concepto de la empresa. En 2006 un nuevo enfoque empresarial era una realidad, se centraron en las nuevas tendencias digitales y parte de esto hizo que su antiguo nombre no tuviera sentido. De “Observer” pasaron a denominarse “Pixelinglife”.

A mediados de 2007 es cuando comenzó su nuevo camino, la primera agencia digital de la Comunitat Valenciana se transmutaba y crecía. El equipo fue ampliándose, pasando por allí de lo mejorcito de la terreta y de más allá. Profesionales como, Julio Inés, Claudio Guglieri, Salva Pertegaz, Roberto Lucha, Pablo Valls, Alex Peleguer, Jorge García, Flan, Félix Martínez, Héctor Arellano, Raquel Hernández o Juan Castells. Casi todos ellos hoy en día trabajan en agencias interactivas internacionales. Sí, sí, de esas que os comentaba al principio. Eso, o son freelances muy reconocidos dentro del propio sector, donde a su cargo caen grandes propuestas actuales del mundo digital.

pixelinglife-sigue-vivo

pixelinglife-sigue-vivo

Y es que en ese momento de ampliación de equipo, Pixelinglife comprendió la complejidad de los proyectos online antes de otros. En ese momento se usaba, normalmente, un programador, y como mucho, un diseñador. Ellos empezaron a dividir y crear grupos de trabajo donde la creatividad, la UX, UI y la AI eran todo uno. Sus webs eran realmente una unión de conceptos, que en el extranjero eran aceptados y normalizados, mientras que aquí en España aún luchábamos para que la web no fuera sencillamente un díptico en digital.

Estaban tan a la par del mercado internacional que varios trabajos suyos fueron premiados. Desde los reconocimientos de Macromedia España, unos premios de la desaparecida Macromedia daba a los creadores de proyectos con Flash, hasta los tres FWA, un distintivo de calidad reconocido a nivel mundial. Su proyecto Emmanuel Rouzic me abrió la mente a otros conceptos estructurales, la importancia de las fotografías y de cómo el navegar en una web podía ser de otra manera, más experiencial e intuitiva.

pixelinglife-sigue-vivo

Y si hablamos de lo experiencial, su proyecto para la marca Ceranco, que nos metía en un mundo 3D desde la ventana de tu navegador, hacía que me planteara si realmente las webs verticales eran idóneas para ciertos proyectos.

pixelinglife-sigue-vivo

Su trabajo más artístico e innovador, por lo menos en la forma de navegabilidad, la web de ARK+, que hoy en día sería totalmente funcional en tablet si no fuera por estar realizada en Flash, fue otro galardón a su portafolio y que pasado todo este tiempo, aguanta como el primer día.

pixelinglife-sigue-vivo

pixelinglife-sigue-vivo

Pero a sus espaldas tuvieron unos cuantos proyectos más de una calidad más que remarcable, e incluso galardonados en otros premios, como el Festival de Publicidad Valenciana La Lluna, destacados en el anuario de la revista Interactiva o seleccionados en el Select de IndexBook: Sentiment Valencianista, Gnomos de Jardín Sin Fronteras, KeyToon Animation Studio, Dupen entre muchas otras.

pixelinglife-sigue-vivo

pixelinglife-sigue-vivo

pixelinglife-sigue-vivo

Incluso algo tan sencillo como la propia felicitación de navidad del estudio era una prueba experimental. Con The Big Flake marcaron alto, y no os voy a mentir que hasta el ultimo año en la agencia que trabajaba, intenté llevar a buen termino alguna felicitación de ese nivel, y nunca pude llegar a plantear algo tan sencillo en apariencia y que tuviera un insight tan directo.

pixelinglife-sigue-vivo

Pero todo lo bueno tiene un fin. Todo lo que empieza tiene que acabar. Y en 2010 Pixelinglife cerró sus puertas. Cada uno de los que lo crearon, y de los propios trabajadores tomaron caminos distintos, y como ya he dicho, acabaron en agencias de todo el mundo. Desde Madrid, Barcelona, Nueva York, San Francisco o Ámsterdam.

Pero lo más importante, fue lo que dejaron tras de ellos. A partir de ese momento, la terreta estuvo en el panorama del desarrollo y diseño interactivo, y no solo eso, si no que sus semillas germinaron, haciendo que muchos siguieran sus pasos, naciendo nuevos estudios y profesionales que supieron continuar su labor. De alguna manera esta forma de abordar el trabajo, en grupos de trabajo con perfiles profesionalizados para cada labor, donde ni el creativo, ni el diseñador o programador son los que mandan, si no que todos están al mismo nivel para poder así crear un proyecto de más calidad era un camino adecuado para hacer crecer la profesión.

pixelinglife-sigue-vivo

pixelinglife-sigue-vivo

Personalmente creo que en ese momento, estudios como MiauMiau Interactive Studio continuaron su camino, y hoy en día, su sucesor más evidente son los chicos de Nectar, los cuales han creado escuela, y están sabiendo como dar el siguiente paso. E incluso nuevos brotes como IOWA Dynamics, Andreo.li Interactive Design Studio, SOLO Interactive Studio, Cactus Agency o Bigger van naciendo con mucha fuerza y con ganas de sobresalir.

Espero que entendáis que esta es mi visión sesgada y totalmente subjetiva de esta agencia digital, y sobretodo, de un momento que viví con intensidad, por ser mis primeros años de profesional de una disciplina que hoy en día ya ejerzo solo por pasión.

pixelinglife-sigue-vivo

Espero que si tú, el que estás leyendo esta entrada, estás empezando en tu carrera como diseñador interactivo, de web, developer, designloper, develigner o como quiera que se llame ahora nuestra profesión y todos sus sub-perfiles, comprendas la importancia de los que empezaron de la nada, y que entiendas que tu labor es seguir, hacer más grande los que los demás dejaron tan alto. Esa chispa que se encendió allá 1998 y que poco a poco ha prendido pequeños focos, haciendo que la luz y las llamas iluminen la terreta de profesionales de calidad. Sé parte de este fuego, aporta y hazlo crecer, pero intenta no quemarte con ello.

 

PS: Quería darle las gracias al Supervillano David Navarro por ayudarme a plantear un mapa-calendario con el recorrido de Pixelinglife y de resolverme muchas de las dudas que tenía guardadas durante tanto tiempo. Muchas gracias Dave!

 

 

Enlaces:

  • Javi Nectar

    Muy interesante y nostálgico artículo !! Faltaría nombrar alguno que sigue al pie del cañón como MYP ( http://www.mediosyproyectos.com/) y también hablar de los míticos y extintos Inklude ( http://www.inklude.com/) todos juntos, sin saberlo, intentamos crear una “industria” basada en la calidad.

    Lo que hicieron fue increíble, es toda una gesta montar una empresa “mediana” de nuestras características en la querida Valencia. Ojalá Pixelinglife siguiera creciendo en Valencia y ojalá este increíble equipo desarrollara todo su potencial desde aquí, hubiera sido bueno para todos o por lo menos para la “industria local”

    • David Navarro

      Lo que he visto desde la distancia Javi es que es muy importante el entorno en el que te mueves. Aquí en Ámsterdam hay gente muy metida en la industria que ni por asomo tenía el talento que tuvo Pixelinglife en 2008 pero como están en un entorno fértil su negocio puede crecer e incluso ampliar redes.

      En Valencia sí, puedes tener el mismo nivel de calidad o más, pero al final eres víctima de la realidad en la que te mueves y lidias con presupuestos bajos, agencias mediocres para las que eres una herramienta o clientes sin visión.

      Internacionalizarte? claro, es posible, pero hay que petarlo tan a lo bestia para poder acceder a ese juego sin estar en una ciudad que se de a ello, que volvemos a mordernos la cola con la realidad. Tú crees que podríamos haber sido como North Kingdom o una de estas desde Valencia? con joyas en el portfolio como la web de Anitín, Dupen o Llanera? vamos, ni de coña.

      Al final eres tan bueno como lo que haces y para quién trabajas. No basta con ser bueno y demostrarlo, si es así brilla más el individuo que el colectivo y es más fácil fichar al pavo que brilla que contratar a la agencia.

      Estamos en inferioridad en Valencia pero hey, no hay leyes escritas y cosas raras se han visto.

      Keep on fighting!

    • La verdad es que si Javi, si el mercado hubiera reaccionado de mejor manera, o sencillamente fuera más parecido al de ahora, que se puede currar desde aquí sin problemas, es muy posible que Pixelinglife estuviera funcionando a tope.

      La verdad e que me he dejado a bastantes profesionales fuera del artículo. A lo mejor los dos que más se echan en falta son justamente esos dos. También es verdad que la entrada es muy subjetiva, y remarco los que me marcaron ;)